Joker, humano… demasiado humano

“La filosofía“, llegó a asegurar contundentemente Deleuze, “sirve para entristecer. Una filosofía que no entristece o no contraría a nadie no es filosofía“. De ser así, y aunque su funcionalidad no se agote solo en entristecer o contrariar, debemos entonces observar -con recelo- toda propuesta que busque lo opuesto, a saber: …